Por la desembocadura del Gállego con los peques. En bici o andando.

Zaragoza cuenta con un bonito entorno natural que muchas veces pasa desapercibido, y está aquí mismo, a un paso del centro.

Es el caso de la zona en que el río Gállego, que baja desde los Pirineos a desembocar en el río Ebro.

Podemos visitar este sitio y desde aquí tenemos varias opciones para continuar el paseo. Para llegar podemos hacerlo por el carril bici que va paralelo al Ebro por la margen izquierda, nos dirigimos al parque Entreríos, en Vadorrey.

Depende de dónde vengamos hasta aquí podemos llegar por carril bici. Las dos márgenes del Ebro, cruzando por el puente del azud… Pero hoy nos vamos a centrar en iniciar aquí mismo el recorrido

Una vez llegado al Parque Entreríos, donde veremos que hay unas mesas de picnic, tenemos dos opciones de camino. Una que baja a la desembocadura del río.

Está señalizada y avanza entre árboles, con un camino de madera que al principio es escalera:

En menos de cinco minutos llegamos a la desembocadura, donde vemos un panel informativo: el MIrador del Gállego. Es una zona en la que podemos avistar aves y otros pequeños animales.

Una vez visto emprendemos paseo, y podemos seguir por los senderos o volver al parque y comenzar el camino desde ahí.

Es más bonito la parte de los senderos, pero ojo, es zona inundable y depende la época del año podemos encontrarnos agua.

Con las dos opciones podemos seguir hasta Santa Isabel. Si vamos por los senderos, encganachamos pronto el camino que va por arriba paralelo al río Gállego. Es muy llano y fácil. Para todas edades y condición física. 5 km.

Al llegar a Santa Isabel entramos en un parque (Parque Ríos de Aragón). Podemos descansar aquí y jugar (hay una pequeña tirolina y columpios) o seguir. Tomaremos un puente de madera que pasa sobre el Gállego.

En este puento podemos acabar nuestra excursión, o podemos continuar. Desde aquí el camino sigue por ejemplo, hasta la Alfranca. Tampoco hace falta que lleguemos hasta allí, si solo queremos alargar un poco el camino, es una zona muy bonita para ver y permite varias opciones.

Vamos a seguir un rato por la pista que va paralela al río, pero en este caso en la otra orilla. Vamos a hacer esto:

Seguimos rectos y damos con otro mirador. Aquí sigue el camino y marca a Movera y a la Alfranca y al Puente del Bicentenario. Seguimos un rato hasta llegar a otra senda que se interna en el soto.

Entramos y llegamos a una zona preciosa, aquí la pista se convierte en senda y hay avisos de zona inundable.

Ojo si ha habido lluvias hace poco. Si no, es un camino recientemente arreglado y aunque estrecho, es precioso para hacer con calma y en silencio. Parándonos a ver los distintos áboles y a tratar de identificar los sonidos de los pájaros.

Esta zona si vais con peques no es para hacerla rápido, es algo más complicada que una pista.

Tras un rato vovlemos a salir a pista y enganchamos con el camino de ida para volver a Santa Isabel.

Si hubiéramos seguido el camino sin desviarnos al soto hubiéramos llegado al puente del Bicentenario. Otra excursión chula para hacer, pero hay que ir con un poco más de tiempo pues se hace larga.

Y en caso de llegar hasta allí la vuelta se puede hacer por el camino natural de la Alfranca a las Fuentes, que va por la otra orilla.

Como veis una ruta sencilla y bonita, al lado del centro de la ciudad. En total desde el parque Entrerríos hasta volver allí de nuevo son unos 10 km. Si solo llegamos a Santa Isabel es menos de la mitad.

Para probar con los peques antes de hacer excursiones más largas es perfecta. No es larga, no hay cuestas y el terreno es fácil (salvo el desvío del soto, pero se puede dejar para otra ocasión).

¿Os animáis?

Comparte:
todo irá bien
todo irá bien
todo irá bien
todo irá bien