Uso de mascarillas. Obligatorias desde el 21 de mayo.

Desde el jueves 21 de mayo, el uso de mascarillas para personas mayores de 6 años será obligatorio.

Podéis leer la orden en el BOE aquí boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-5142

El uso de mascarillas generalizado está indicado para reducir y frenar los contagios ahora que ya estamos en fase de desescalada y de vuelta paulatina a la normalidad. Además se sigue recomendando la distancia social así como el frecuente lavado de manos.

El uso de mascarilla será obligatora en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros, siendo recomendable su uso para la población infantil de entre tres y cinco años.

No se recomienda para menores de 3 años, por dificultad para evitar que la toquen continuamente, y otras razones.

También hay excepción para “aquellas personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la utilización de la mascarilla y a aquellas cuyo uso se encuentre contraindicado por motivos de salud o discapacidad. Asimismo, su uso no será exigible en el desarrollo de actividades que resulten incompatibles, tales como la ingesta de alimentos y bebidas, así como en circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.”

El uso de la mascarilla unido a la higiene de manos y a la distancia social harán más efectivo el contener posibles contagios.

Pero la mascarilla hay que usarla bien para que sea efectiva.

Si usamos de las quirúrgicas, la parte azul va hacia afuera y la parte con el alambre, arriba, para ajustarlo a la nariz.

Antes de ponerla hay que lavarse las manos. La ajustaremos a la cara lo más que podamos.

Es importante evitar tocarla mientras la llevemos puesta, ya que nuestras manos se han podido contaminar mientras. Si la vamos a tocar o a quitarla, nos lavamos las manos con agua y jabón (o con gel hidroalcohólico).

Si por ejemplo nos sentamos en una terraza nos la podemos quitar pero ojo, guardándola bien en una bolsa transpirable que llevaremos preparada. Si la dejamos colgada en la barbilla o sobre la mesa se pueden contaminar (o contaminar lo que toquen).

La mascarilla deberá cubrir bien la boca y la nariz mientras la llevemos puesta. A los peques hay que insistirles sobre todo en que no la toquen, puede ser complicado al principio.

Tampoco debemos meter el dedo para rascarnos la cara o quitarla cuando vamos a toser por ejemplo.

Al quitarla procuraremos hacerlo tocando solo las gomas o cuerdas, nunca la parte externa.

Y las desechables, cuando vayamos a tirarlas, al contenedor gris o “normal” o mejor la tiramos en casa con la bolsa bien cerrada, no se reciclan. Evidentemente, tampoco se abandonan en la vía pública. Es peligroso porque puede conllevar contagio de quien la toque o la tenga que retirar para limpiar, también es peligroso para las aves (que pueden confundirlas con comida) y además es una guarrada tirar cosas al suelo.

¿Y qué tipos podemos utilizar? Cualquiera, pero se recomiendan las higiénicas (por ejemplo las que usan los pintores) o las quirúrgicas. También pueden usarse de tela (mejor de doble capa y con filtros). Las FFP2 o FFP3 se recomiendan a profesionales.

Para acabar os dejamos esta infografía de @farmaenfurecida e ilustrada por @maribelcarod, que puede resultar muy útil para ver los malos usos.

Y si queréis aprender todo, todo, todo sobre las mascarillas (incluyendo las de tela) podéis ver este vídeo de Boticaria García https://youtu.be/wwDnoreP7Fk

Comparte:
todo irá bien
todo irá bien
todo irá bien
todo irá bien