Monumentales, vivientes y hasta en la cumbre de Moncayo. Belenes para redescubrir la provincia

Una ruta de Belenes por la provincia de Zaragoza

N.H.C.

La Navidad es un gran momento para redescubrir con la familia la provincia de Zaragoza. Y lo es porque la mayoría de las poblaciones se iluminan, se llenan de bonitos árboles y, además, muchos municipios instalan nacimientos en todos sus formatos: en escaparates, iglesias, calles o plazas, en los cascos urbanos, en los castillos… Los hay monumentales, artesanales y hasta vivientes. Detrás está el esfuerzo de ayuntamientos, asociaciones y particulares que dedican tiempo y trabajo para que sus pueblos tengan un atractivo más. Eso si, no todos son fáciles de ver… Como el más alto de la provincia, el que colocan, cada año, miembros del Centro Excursionista Moncayo en la cumbre del Sistema Ibérico, a 2.370 metros de altura. Y hay otros, como el de belén viviente de Miedes, que sólo tendrás una oportunidad de disfrutarlo. Será el sábado 17 de diciembre por la tarde. Desde las 17 horas, 130 vecinos darán vida a las escenas de la Navidad.

Aragón cuenta con una Ruta del Belén que conforman 22 poblaciones y 24 belenes distribuidos entre las provincias de Huesca, Teruel y Zaragoza. Solo el año pasado pasaron por sus nacimientos 85.000 personas, aunque fueron 170.000 antes de la pandemia.

Son tres los belenes de la provincia zaragozana, dos en Alagón y una en Borja, lasque forman parte de la ruta. “Se valora que sea un trabajo de calidad, un trabajo artesano, que aporte variedad a la ruta y que muestre la tradición belenista de Aragón” explica Inma Blau, gerente de la ruta. La entidad los promocionan de manera conjunta pero son los belenistas los que se encargan de exponerlos.

Belén de Julián Palacín, Ruta del Belén

Sin duda, la más llamativa está en Alagón. Pertenece a Julián Palacín un joven del municipio que, en 2006 empezó, a construir sus propias casas con materiales reciclados como cartón o escayola. Comenzó con casas tradicionales al estilo hebreo pero, desde hace cinco años, se inspira en el Pueblo Viejo de Belchite. Nueve meses le constó construir el Arco de la Villa. Ahora, su propuesta incluye la iglesia de San Martín, los antiguos lavaderos o el convento de San Rafael convertido en portal. Se puede ver en la calle Portillo, 15, hasta el 8 de enero, de 17 a 20 h. Es gratuito.

También en la capital de la Ribera Alta se puede visitar la propuesta de la Asociación Allabone en el Centro Cívico Alagón (calle Damas, 8). Se creó en 2003 para recuperar la memoria y mantener vivas las tradiciones de Alagón. Por eso, se pueden ver escenas costumbristas, oficios tradicionales y hasta algunas edificaciones ya desaparecidas. Centenares de figuras en un belén que no para de crecer. Se puede visitar de 17 a 19 horas en días laborales y sábados y festivos de 17 a 19.30 horas. Para fuera de horario, llamar al 976 611 814, la oficina de turismo.

En Borja, y también en un espacio público, el Auditorio Municipal de Santo Domingo, encontramos un veterano belén de la provincia. Fueron tres vecinos los que comenzaron en 1997 a crear esta iniciativa que destaca por sus paisajes y sus panorámicas con volumen. Un gran nacimiento en una superficie de 65 metros cuadrados. Horario: de 17.30 a 19.30 horas. Entre las curiosidades, ver a los danzantes de Borja o las miniaturas de la Casa del Arco o la parroquía de Santa María.

Como dice Inma Blau, “nos gustaría que hubiera más belenes en la provincia de Zaragoza para poder hacer más subrutas porque es mucho lo que mueve la tradición belenista”. Precisamente para impulsar una nueva ruta turística por Tarazona y el Moncayo, hace años, la comarca organizó un concurso de belenes. Algunas iniciativas han crecido y ya tienen vida propia, como la de Lituénigo. Allí, la Asociación Los Ancebillos hace las figuras, personas y animales, con troncos y ramas del parque natural. Los visten y los distribuyen por las calles en diferentes escenas. Muy llamativa es la Sagrada Familia, situada en la puerta del antiguo castillo, o los Reyes situados en el frontón. Si la propuesta es bonita de día, lo es mucho más de noche, iluminada.

Otro nacimiento diferente que podemos visitar sin horarios y sin pagar entradas es el Belén Mesonero, impulsado por la Asociación Cultural La Dolorosa de Mesones de Isuela. Se sitúa a los pies del imponente castillo de esta población de la Comarca del Aranda, con vistas a Moncayo y al río Isuela. El belén incluye las escenas típicas, en Nacimiento, la llegada de los Reyes Magos o la Anunciación… Pero también rincones de la población, como la escuela, que está hecha por los siete niños que ahora integran el centro educativo del municipio. Se han representado a sí mismos y a su profesor… Es una muestra del cariño de todos los vecinos para que este belén sea una realidad. Por cierto, dicen que es muy bonito de día, pero más de noche. Además, si compartes una foto visitando el Belén Mesonero en la página de Facebook de la Asociación, se entra en el sorteo de un lote de quesos y vinos de la zona.

En Calatayud, durante años, se ha impulsado una ruta de belenes por la ciudad aunque, este año, se da un paso más y se instala un gran belén en la Plaza del Fuerte, que será el epicentro de la Navidad. Ocupa una superficie de 300 metros cuadrados, con un recorrido visitable que atraviesa el riachuelo por un puente, un huerto, un mercado… Los artistas locales José María Sánchez y Manolo Lorén están colaborando en las figuras de tamaño real que compondrán este escenario. El objetivo, explican desde el ayuntamiento, es ampliar este Belén año tras año. También en Calatayud, se puede visitar el Nacimiento del Taller de Carpintería, en el Claustro del Santo Sepulcro, o el belén de las vecinos de Consolación en la plaza de la Judería.

Una propuesta más: la que hace el Ayuntamiento de Daroca, que desde hace décadas, coloca un belén público en la fuente de la plaza de Santiago. Hace años, el consistorio empezó a ofrecer a empresas y entidades locales su montaje. El 2020, por ejemplo, se quiso hacer un guiño a los sanitarios por su trabajo en la pandemia y, por ello, entre las figuras se colaban dos médicos. Además, todos los personajes llevaban mascarilla excepto la mula y el buey. Este año, montan el belén la cuadrilla de operarios municipales. Habrá que ver qué sorpresa han preparado.

Comparte: